Encerrados en casa, día 19: La esperanza es lo último que se pierde

Hoy van 19 días de confinamiento en Madrid. Ya no sé si estamos mejorando o no y, en realidad, no quise ver números, ni estadísticas, ni cifras. Creo que es necesario alejarse un poco de las noticias o terminarás volviéndote loco. Por lo poco que vi en Twitter, no hay nada alentador. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde, aunque a veces parezca que no hay opciones, siempre aparece una. Por ejemplo, hoy me enteré que Domino’s Pizza abrirá nuevamente sus puertas, en esta oportunidad solo con envíos a domicilio y eso ya dice algo… o que esto se va a solucionar pronto o que tardará mucho en arreglarse.

Miniatura YouTube Sin Salir de Casa

El gobierno sigue haciendo chapuzas, lanzando reales decretos que cada día complican más todo y creando burocracia, burocracia y más burocracia que, en la práctica, deja a la mayoría de la gente desprotegida y en el aire. Definitivamente, yo estaba seguro de que la izquierda en el poder es inepta, pero estos de aquí han llevado el significado de esa palabra a un nuevo nivel.

Sin embargo, dentro de toda esta locura, siempre hay una luz que brilla en la oscuridad y en esta oportunidad se trata de la Comunidad de Madrid que ha tomado la iniciativa de pagar la cuota de autónomos los afiliados de esta región española. Me parece muy bien, porque si es por el Gobierno, pues, no importa que nos quedemos todos en la ruina siempre que ellos puedan chupar de nuestros bolsillos para regalarle el dinero a las cadenas de televisión. Mientras ayer nos llegó el cargo de la cuota de autónomos, también nos enteramos de que le darán 15 millones de euros al duopolio comunicacional para “compensar por la bajada de publicidad”… ¿qué rayos es eso?

No hay que olvidar que las supuestas ayudas que está dando el Gobierno tienen unos requisitos y trabas burocráticas que las harán sumamente complicadas (por no decir inalcanzables) para la mayoría de las personas.

Por otro lado, hoy mejoró el clima en Madrid, aunque sigue haciendo un frío horroroso. Sinceramente me hace mucha falta un poco de sol en la terraza. Lo bueno es que parece que la próxima semana las temperaturas mejorarán, aunque el sol seguirá haciéndose esperar pues, por lo visto, lo que viene es lluvia, lluvia y más lluvia.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Hoy quiero hablar de nuestra infancia… de cosas que hicimos en el colegio y que nunca olvidaremos. Yo, por ejemplo, tengo mis cuentos de esa época, aunque no los recuerdo muy bien, porque fue hace tanto tiempo que aún todo era en blanco y negro, pero sí les contaré una anécdota muy interesante relacionada con el tema económico.

Me refiero a cómo aprendí el significado de “inflación”, de una forma bastante poco ortodoxa. En casa de mi papá había un árbol de “ciruela de huesito”, que por cierto no es la misma ciruela que comemos aquí en España.

Esas ciruelas suelen estar maduras más o menos por abril o mayo y recuerdo que cuando estaba en quinto grado yo me las llevaba al colegio para venderlas, a seis ciruelas por un bolívar. El año siguiente, ya cada ciruela costaba un bolívar. Fíjense como, de un año para otro, la inflación afectó el precio de dicha fruta.

Eso creo que fue a mediados de los 80s, justo cuando comenzó la crisis económica que aún persiste en Venezuela… una crisis signada por casi 40 años de inflación continuada y persistente que por lo visto nunca terminará.

Y por supuesto, no podía terminar este post diario sin la serie que les recomiendo, se trata de Grand Tour, que está en Amazon Video.

La serie trata de coches (de automóviles, carros) y a María José, que no entiende nada del mundo del motor, le encanta esta serie… Tanto así que tiene una semana tratando de convencerme de que la veamos de nuevo y eso que la terminamos de ver hace poco.

Está protagonizado y presentado por tres grandes referentes para cualquier apasionado a los coches, las tres estrellas de la BBC Jeremy Clarkson, Richard Hammond y James May y su éxito probablemente está relacionado con el tipo de humor de los protagonistas, quienes además tienen personalidades muy diferentes y una forma muy natural de hablar de mecánica, fabricantes, carreras, turismo, gastronomía y cultura popular… todo al mismo tiempo y con una estética visual espectacular.

Muchas gracias y hasta mañana y recuerden, cada día que pasa es un día menos que falta para que esta pesadilla se termine.