Encerrados en casa, día 24 – Estrenando canal de YouTube

Ya son 24 días en esta situación. Tal como lo sospeché desde el principio, esto va a tomar mucho más de un mes, aunque debo reconocer que, al parecer, las medidas tomadas por fin están surgiendo efecto. La cantidad de muertes y de contagios nuevos se está reduciendo, lo que significa todo podrá irse reactivando poco a poco.

enrique-en-vivo

Como muchos de ustedes saben, desde hace unos años tengo un canal de YouTube en el que subo videos relacionados con España y con el tema migración (en el que también solía hacer transmisiones en vivo), que es www.youtube.com/enriquevasquez. Sin embargo, la semana pasada tomé la decisión de separar los programas en directo y abrir un nuevo canal exclusivo para ello.

Las razones son variadas, pero creo que la motivación principal es mantener el tema migratorio separado de las opiniones personales y políticas. Es por ello que ahora los invito a suscribirse también a mi nuevo canal Enrique en Vivo haciendo click en el enlace, y activar las notificaciones para que siempre sepan cuando haga una transmisión.

Por ahora, mientras dure el estado de alarma, transmitiré de lunes a sábado a las 23:00, hora de Madrid, así que podremos tener la oportunidad de vernos casi todas las noches para compartir, hablar de la situación actual y debatir respecto al futuro… y a la vida.

Será un espacio ameno, divertido y agradable, pero no por ello menos mordaz ni incisivo respecto a la situación política, económica y social que vive el mundo. Por supuesto, enfocado a la realidad española y venezolana, mis dos naciones, a las que llevo por igual en el corazón.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Así que, desde ya, los invito a suscribirse a ambos canales de YouTube, tanto el de siempre que es Enrique Vásquez, como el nuevo que es Enrique en Vivo.

Hoy hablaremos un poco sobre lo perfecta que es Madrid (incluso en confinamiento) y por qué es una ciudad maravillosa por donde se le mire, tanto para madrileños nativos como para adoptados.

Entre tantas cosas que destacar, hay una en especial que hace de Madrid el destino perfecto para miles de personas provenientes de muy remotos y diversos lugares… Algo que he leído mucho y sobre lo que me han comentado bastante; y es que “todo el que vive en Madrid es madrileño”, pues la Villa y Corte abre sus puertas sin sectarismos a quien desee hacer suyas sus calles, parques, metro, autobuses, bares e, incluso, su estrés tradicional.

Madrid es una ciudad en la que tienes de todo, desde servicios públicos sumamente eficientes, hasta un gobierno de derechas comprometido realmente con la gente y con los ciudadanos (sin las retóricas ni las ridiculeces de la izquierda), pasando por cientos de opciones lúdicas (teatros, cines, espectáculos, conciertos, parques o simplemente sus calles para caminar); así como miles de bares, restaurantes, tascas o tabernas; tiendas abiertas los domingos y feriados; posibilidad de hacer compras en línea con entrega en dos horas en tu casa, entre muchas otras cosas.

Eso sin mencionar su sistema de salud, que es uno de los mejores de España y del mundo, incluyendo tanto la medicina pública como la privada, así como aquella que podría considerarse “concertada”, que para mí es la unión ideal entre ambos sistemas (ser atendido en hospitales privados, a través de la sanidad pública).

Pero si hay algo que amo de Madrid (que también existe en otros sitios pero, sumado a todo lo anterior, es algo que eleva a esta ciudad a la categoría de “cuasi perfección”) es la disponibilidad casi ilimitada (en cantidad y en sitios para adquirirlos) de productos venezolanos; tanto aquellos que son importados de Venezuela directamente, como fabricados por empresas venezolanas en terceros países; así como la gran cantidad de restaurantes y emprendedores criollos que nos deleitan con nuestra comida típica, desde tequeños hasta asado negro, pasando por pescado frito, arepas, mandocas, sopas, cachapas y, por supuesto, el tradicional plato navideño a finales de año.

Tanto en tiendas especializadas como “Latina Store”, que está en el Mercado de Maravillas, como en la tienda de alimentación de la esquina, es posible conseguir maltas, Frescolita, Cocosette, Pirulin, Flips, Diablitos, Cheeze Whiz y muchas otras cosas oriundas de nuestro país.

Así que, definitivamente, si hace unos cinco o seis años ya Madrid era la ciudad ideal para vivir; lo es mucho más ahora, cuando también tenemos nuestros productos y comidas disponibles en todas partes. Incluso durante estos tiempos de cuarentena son muchos los emprendedores venezolanos que siguen trabajando con envíos a domicilio para que podamos disfrutar de nuestros sabores.

Que viva Madrid, una ciudad de la que será muy difícil que logren sacarme, porque pienso vivir muchos, pero muchos años aquí.