Encerrados en casa, día 29: Comiendo comida venezolana

Llegamos al día 29 confinados en casa. Tengo 12 días sin salir, aunque María José rompió hoy su racha de encierro porque tuvo que ir a la farmacia. Me contó que en la calle vio a mucha más gente de la que había imaginado, y por lo visto todos los mayores de la zona decidieron ir al supermercado (quizás porque ayer y anteayer fueron festivos y los negocios estaban cerrados).

cachapa-con-sazon

El lunes arrancan a trabajar nuevamente algunos sectores no esenciales que vieron suspendidas sus actividades hace dos semanas; pero el resto del país continuará igual, en confinamiento preventivo, por el estado de alarma.

Como dije hace unos días, hay muchas contradicciones en el seno del Gobierno sobre quién podrá trabajar, quién no y cuándo volverá el país a la normalidad. Sin embargo, ya está más que claro que esto va para largo.

Hoy es sábado, 11 de abril. Hace 18 años Venezuela tuvo un día muy negro, que al final fue “maravilloso” para muchos. Es difícil de olvidar aquella marcha, que se convirtió en la más importante en la historia de la oposición venezolana. Cientos de miles de personas fueron al palacio de Miraflores a pedirle a Hugo Chávez su renuncia, la cual aceptó, según uno de sus generales.

Todo fue muy “bonito” mientras duró pero, un par de días después, cuando los militares vieron que venía un gobierno de derecha; se asustaron por la posibilidad de tener que trabajar para ganarse las cosas y advirtieron que se acabaría el facilismo y las mafias corruptas que habían instalado. Entonces, el hombre volvió sobre los hombros de otro general al que, por cierto, unos años después el mismo Chávez encarceló y todavía hoy sigue en prisión.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Lo demás es historia. El hombre se posicionó como la víctima y quedó ante los suyos como un Cristo Redentor que resucitó de entre los muertos. Casi al mismo tiempo; el petróleo comenzó a subir y unos meses después le hicieron una huelga en PDVSA (la industria petrolera venezolana); entonces aprovechó para despedir al 80% de la plantilla y tomar el control absoluto y total de la empresa. Básicamente fue así como se creó el mito de que Chávez era indestructible: con una buena historia que contar y mucho dinero para silenciar a los escépticos.

En estos tiempos de caos, que son el caldo de cultivo perfecto para la creación de las historias míticas de la izquierda; es bueno estar atento para no confundir la realidad de las cosas con las fantasías que nos quieren vender. Sólo así lograremos evitar ser manipulados por ellos como pescadores con los cantos de sirena.

Si se fijan bien, la comparación de los socialistas con las sirenas es casi perfecta: llaman la atención con lo que dicen y proponen, te hipnotizan con sus cantos, te hacen sentir querido, amado, deseado y, cuando te tienen en sus garras, te convierten en su esclavo.

Por cierto, hoy teníamos muchas ganas de comer comida venezolana y decidimos pedir en Con Sazón que, a mi parecer, es el que ofrece la comida criolla más sabrosa en Madrid… Nos dimos gusto con un asado negro, una cachapa de reina pepeada con carne mechada, dos empanadas, unos tequeños y un quesillo, que estaban demasiado buenos.

asado-negro-con-sazon

Les dejo el enlace del Instagram y de la Web de Con Sazón para que, si están en Madrid, también pidan, porque de verdad, vale la pena. Porque las fotos lo dicen todo ¿verdad?

Mientras tanto, aquí seguimos con calma y paciencia en este frío y húmedo abril madrileño.