Si yo fuera a emigrar ahorita, desde cero… no elegiría Panamá

Quizás el título de este artículo parezca una contradicción. Especialmente viniendo de alguien que, desde que emigró a Panamá, se dedicó a defender ese país y realzar sus virtudes. De hecho, en algunas ocasiones lo hice con tanta vehemencia, que incluso fue erróneamente interpretado por muchas personas como una especie de desplante a Venezuela.

20150813_103502

Sin embargo, me gustaría dejar claro que, si YO tuviera que emigrar en este momento desde el principio, desde cero, comenzando tooodo el proceso sin haber emigrado nunca a ningún sitio y/o sin haber salido del país… No elegiría Panamá y les explicaré por qué, justo dos años después de seleccionar Panamá como destino, en estos momentos no lo haría.

No voy a hablarles de mi experiencia en el Istmo, ya que actualmente tengo mi residencia y permiso de trabajo en este país centroamericano. Así que, una vez más, insisto: Lo que les diré a continuación es mi apreciación personal sobre la situación actual (marzo de 2016) y está dirigido a quienes están pensando en emigrar por primera vez sin haber decidido hacia donde lo harán y podría interesarles mi opinión.

Razones por las que no elegiría Panamá como destino para emigrar en este momento

En Panamá, desde julio de 2014 hasta hoy, la situación política y social ha cambiado mucho. No voy tratar de interpretar las razones, ya que no me corresponde a mí hacerlo, pero sí intentaré explicarles por qué considero que cada vez es más difícil emigrar a Panamá.

En 2014, cuando elegimos Panamá como destino, las posibilidades para emigrar eran muy diversas y, a nivel social, se sentía mucha receptividad hacia los extranjeros, especialmente con los venezolanos. Al menos así la sentimos nosotros.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

En ese momento era posible obtener residencia y permiso de trabajo por muchas vías, siendo la más común la de «profesional extranjero» por una gran cantidad de carreras, incluyendo casi todas las ingenierías, salvo civil y forestal, si mal no recuerdo.

WP_20150924_012

Igualmente podías pedir residencia permanente por el convenio Panamá-Italia o por «países amigos», que también otorgaban Permiso de Trabajo al solicitante y a su cónyuge.

Además de esas, había algo llamado «Crisol de Razas», que le daba una oportunidad a las personas que tenían más de un año viviendo en Panamá sin haber hecho los trámites necesarios para hacerlo; de regularizar su situación migratoria y ponerse legales.

En aquel momento, debido a que los trámites pueden tardar entre cuatro meses y un año; muchas personas lograron conseguir algún trabajo aún sin tener todos sus papeles listos y poco a poco ir reuniendo el dinero para terminar de pagarlos, porque los trámites migratorios y laborales en Panamá son de los más caros de la región, suelen pasar de los 2.000 dólares por persona.

Sin embargo, la situación fue cambiando y muchas de esas puertas comenzaron a cerrarse.

Primero fue lo del Crisol de Razas. El gobierno lo eliminó. Luego, tanto Migración como Ministerio del Trabajo se pusieron mucho más activos y estrictos con la supervisión y sanciones a empresas que contrataran personas sin papeles, haciendo que la situación fuese más difícil para los que estaban recién llegados y no contaban con suficiente capital para mantenerse mientras tramitaban su legalidad.

Después eliminaron el Permiso de Trabajo para el dependiente de Países Amigos (por ejemplo, a mi esposa no se lo dieron, aunque al principio nos habían dicho que sí se lo darían).

20150610_084154

Posteriormente cerraron la totalidad de las ingenierías para pedir Permiso de Trabajo como profesional extranjero y se pusieron muy estrictos con las empresas que contrataban ingenieros foráneos, aunque ya hubieran obtenido su residencia y tuvieran Permiso de Trabajo.

Seguidamente exigieron a los que deseaban un permiso de residencia como profesional extranjero homologar su título ante la Universidad de Panamá, lo que hizo el proceso más lento y caro (500 dólares y dos meses adicionales).

Después apretaron con los TSU. Tanto, que creo que son muy pocos los que están aceptando como solicitantes de residencia y Permiso de Trabajo. De hecho, tengo una amiga a quien le dieron Permiso de Residencia como Profesional Extranjero por su TSU, pero le negaron el Permiso de Trabajo.

Y, ahora mismo, hay un rumor muy fuerte de que a los nuevos solicitantes de Permiso de Trabajo como Profesional Extranjero no se los darán hasta tener residencia permanente, o sea, al menos dos años de espera sin poder trabajar.

Además de eso, he notado un aumento muy importante de comentarios anti extranjeros (especialmente anti venezolanos) en redes sociales por parte de panameños, lo cual me preocupa porque pareciera que hay una efervescencia de rechazo que no existía (o no era tan evidente) hace apenas dos años.

Finalmente, el aspecto económico es algo que hay que considerar. En los últimos dos años se han encarecido los alquileres de inmuebles. Basta con mirar las páginas web donde se buscan apartamentos o habitaciones en alquiler, para darse cuenta que el mismo apartamento que hace dos años costaba, por ejemplo, 900 dólares mensuales; actualmente cuesta 1.200 y hasta 1.300 dólares y el salario mínimo es de 600 dólares y muy pocas personas ganan más de 1.000.

Y esas son las razones por las que, si YO estuviera buscando para dónde emigrar por primera vez, no elegiría Panamá EN ESTE MOMENTO.

Si YO estuviera pensando en emigrar por primera vez desde Venezuela, siendo venezolano sin ninguna otra nacionalidad, miraría uno de los siguientes países: Ecuador, Perú, Colombia, Brasil, Argentina o Chile.

Si tuviera pasaporte de la Unión Europea, además de esos países, sopesaría también España, Alemania, Francia o el Reino Unido.

Ahora quiero decirte algo súper importante: Sin importar lo que yo opine, LA ÚLTIMA PALABRA DE TU EMIGRACIÓN LA TIENES TÚ. No pretendo decirte lo que tienes que hacer, ni quitarte las ganas de emigrar a Panamá, ni destruir tus ilusiones. Cada caso es distinto. Si estás decidido, si es lo que quieres y crees que es el camino correcto, sigue adelante, lucha por tus sueños y que nada te detenga.

Recuerda seguirme en Instagram: @EnriqueVasquez

Y también sígueme en Twitter: @EnriqueVasquez

Y te invito a darle “Me Gusta” a mi FanPage de Facebook “Enrique Vásquez”.

Enrique Vásquez