Ya a punto de emigrar, por segunda vez

Hace justamente dos años estaba tomando un avión a Panamá. Emigraba por primera vez e iba, como dicen por allí, con las «maletas cargadas de sueños», proyectos y muchos deseos de lograr una nueva – y mejor – vida en tierras extranjeras; y se logró, en parte.

A Panamá tengo mucho que agradecerle. Este país centroamericano me enseñó muchas cosas. Allí aprendí que el proceso migratorio debe ser bien pensado y analizado; que la opción «más fácil» no siempre es la mejor y que, aunque parezca que no, la situación que atraviesa nuestro país actualmente hace que muchos venezolanos nos deslumbremos fácilmente por cosas como supermercados llenos, carros nuevos, farmacias abastecidas, seguridad personal en las calles, centros comerciales bonitos y carreteras asfaltadas. A mí también me pasó.

2014-12-24 12.50.41

Pero este post no es para hablar de Panamá, ni de las razones por las que finalmente me fui, sino de algo que me han preguntado muchísimo últimamente a través de mis redes sociales y que está a punto de suceder. En pocos días comenzará una nueva etapa, en un nuevo destino en el que iniciar otra etapa de la vida. En esta oportunidad se trata de una tierra lejana, antigua, donde la historia que enseñan en los colegios tiene muchos lugares comunes con la nuestra, pero no desde el punto de vista del conquistado, sino del conquistador.

Este nuevo camino de búsqueda personal y profesional me lleva a uno de esos países que llaman «desarrollado»; en el que, a pesar de sus fallas, las reglas se cumplen más que en Venezuela o Panamá; un país que tiene menos traumas ¿o quizás más?… ¡La verdad es que no lo sé! Lo que sí puedo asegurar es que en esta oportunidad mis miedos son mucho más grandes que la primera vez.

20151231_144729

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Más allá del país o la ciudad a la que me voy, lo que verdaderamente me ha quitado el sueño en los últimos días es esa ansiedad que te asalta cuando abrazas el miedo a fallar; porque cuando tienes en mente un plan tan ambicioso, cuando tus sueños son tan grandes, más miedo te generan. Eso lo aprendí hace muy poco y vaya que es verdad.

A diferencia de la primera vez, en esta oportunidad la realidad financiera es otra. Tocará trabajar y ahorrar más que nunca, lo que hace que el miedo sea mayor, pero también ayuda a estar más enfocado en el plan y en la meta.

Esta es una nueva oportunidad. A veces pienso que debimos tomar este camino desde el principio, pero también espero que se repita lo que me ocurrió con mi actual esposa (que todas las decepciones amorosas que tuve antes de ella me sirvieron para estar preparado para esta relación, en la que por primera vez en mi vida me siento totalmente pleno), y que el haber pasado por Panamá me preparó para este nuevo reto que está a punto de comenzar.

2013-12-15 12.49.33

Eso sí. Esto será algo totalmente nuevo. Nuevas reglas, experiencias y un estilo de vida totalmente distinto al que estaba acostumbrado. Al igual que en la mayoría de las emigraciones, tendré un descenso en el «nivel de vida» para obtener un aumento en la «calidad de vida» pero considero que, al cambiar de un país subdesarrollado a uno del primer mundo, conseguiremos muchas cosas que en el primero estaban vetadas o eran sumamente difíciles de obtener.

Pero puedo asegurarles que este miedo que me frena por instantes y lleva a pensar (más de lo que debería) en la «tranquilidad» de mi apartamento en Venezuela; no es más que la natural resistencia al cambio que experimenta cualquier ser humano. Nuestro deber es vencer esa resistencia, ser más fuertes y saber que, por más difícil que parezca, al final vale la pena remar en dirección a los sueños.

Es cierto que mientras más grande es la apuesta, más grande es el miedo; pero más grande es también la recompensa. Además, en el camino, se disfruta el paisaje y se agradece la oportunidad que nos dimos a nosotros mismos.

Recuerda seguirme en Instagram: @EnriqueVasquez.

Te invito a suscribirte a mi canal de YouTube.