Encerrados en casa, día 49: Estos son los “malvados” empresarios

Llegamos al día 49 de cuarentena. Primero que nada, feliz día del trabajador. España aún continúa por encima de los 200 muertos. Sin embargo, sí es cierto que han bajado muchísimo respecto a como estábamos hace unas semanas. El gobierno se apresura a hacer una desescalada que, sin ser un experto en el tema y haciendo uso de mi probabilismo empírico; puedo decir que se nota mal planificada, apresurada y que las probabilidades de que salga mal muy altas. Espero estar equivocado.

encerrados-en-casa-49

De hecho, la terrible labor del Gobierno de España se evidencia en el altísimo porcentaje de trabajadores sanitarios contagiados con Covid-19, de hecho, hoy conocimos que el primer médico fallecido en Jaén por esta causa era venezolano. Dios lo tenga en su gloria.

Por su parte, todas las fichas comienzan a moverse, porque la tensión política y la crisis económica va en aumento. Todos los medios especializados dicen que España será el país europeo que saldrá peor parado de la crisis del coronavirus… Así demuestra una vez más el socialismo que su gran superpoder es crear hambre y miseria.

En ese aspecto, como es bien sabido, ya Vox decidió hace tiempo no seguir apoyando las renovaciones del estado de alarma, pero ahora son los socios del gobierno “Frankenstein” de Sánchez quienes se están rebelando y amenazan con no seguir dando el voto favorable en la próxima solicitud de prórroga que haga el Presidente del gobierno.

Hoy se conoció que Pablo Casado tampoco está muy seguro de seguir dándole estos “poderes especiales” al Ejecutivo para “luchar” contra el coronavirus. De hecho, varios medios informaron que el líder de los Populares está consultando con la cúpula económica y diferentes agentes sociales la conveniencia de seguir con esta situación, que lo único que ha conseguido es que Sánchez e Iglesias nos metan de contrabando un social-comunismo al mejor estilo chavista.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Sé que hay progres que me leen y seguramente saltarán embravecidos a decir “¿y por qué tiene que consultarle a la cúpula empresarial y al Ibex 35?”… Pues, por una simple razón, porque los empresarios son los que generan empleo, sin empresarios no hay empleo, así de simple. Si quieres un país sin paro, donde todos vivan bien, con un alto nivel económico, pues, a quien hay que mimar y tratar con cariño es a los empresarios, porque ellos son los que generan riqueza.

Y cuando hablo de empresarios no me refiero únicamente a Amancio Ortega ni a Jorge Roig, me refiero a cualquier persona que emprenda, que “monte un negocio”, que asuma un riesgo de lanzarse a una aventura en la que le puede ir muy bien, o muy mal; que utilice su capital, pida un préstamo y haga una inversión, para trabajarla y obtener un beneficio, normalmente económico, de ello.

Un empresario es alguien que dinamiza la economía mediante la creación de riqueza para él y para los demás, porque cuando un empresario gana dinero, tiene que pagar un impuesto que se redistribuye en el resto de la población, cuando un empresario vende algo, el comprador paga un impuesto, cuando contrata un trabajador, le paga un sueldo y también paga una cuota de la seguridad social por esa persona, con lo que contribuye al sistema de Seguridad Social.

El empresario puede alquilar un local comercial, pagando un impuesto por ello. Si decide comprarlo, también paga un impuesto. Al final, por prácticamente todo lo que haga un empresario (e incluso a veces, si deja de hacer algo), paga impuestos o produce ganancias o transfiere un sueldo para alguien distinto de él.

Contaré más sobre este tema en mi Live de hoy a las 23:00 hora de Madrid (5:00 pm hora de España) en el canal de YouTube “Enrique En Vivo” (puedes suscribirte aquí), mira el vídeo a continuación:

Por supuesto, el objetivo final de un empresario suele ser tener ganancia, pero ¿qué tiene eso de malo? ¿acaso un empleado trabaja por amor al arte? ¿por qué debería hacerlo el empresario?

También dicen que el empresario lo que quiere es ganar más cada día, haciendo menos ¿y eso no es también lo que quieren los empleados? ¿o acaso un trabajador se molesta cuando le suben el sueldo? ¿o los empleados nunca han luchado por tener más derechos (que en la práctica es ganar lo mismo haciendo menos)?

Pero entonces el empresario es el malo, porque logró construir de cero algo grandioso, porque creó una empresa que ofrece trabajo sea a una o a cien mil personas, y si alguien logró crear una organización capaz de darle empleo a mil personas ¿por qué debería ganar salario mínimo? ¿acaso sus responsabilidades no son mucho más grandes que las de cada uno de sus trabajadores de forma individual?

Al final, un buen gobierno es aquel que incluye en su lista de prioridades a los emprendedores y a los empresarios, que procura que cada día las empresas de su país sean más grandes, más eficientes y productivas, que más allá de reducir las trabas para emprender, en realidad alienta e impulsa la creación de empresas, que da facilidades, capacitación, financiamiento y reduce impuestos a estos valientes… ¿o no hay que ser valiente para emprender?

En el mundo desarrollado los empresarios también son una parte respetada del tejido social, por supuesto, los jubilados y pensionados, los jóvenes, los trabajadores, los estudiantes, los cultores, la ama de casa (o el amo de caso), porque yo les aseguro que un país con una gran plataforma empresarial, creador de valor agregado, especialmente en el área de industria y tecnología; es un país en el que las pocas crisis que haya, serán pasajeras, que el nivel de desempleo será bajísimo, y la calidad de vida será muy alta para todos, haciendo casi innecesaria la existencia de ayudas, chiringuitos, bonos sociales o paguitas por parte del Estado.

Un empresario es Amancio Ortega, Jorge Roig o la señora Botín; pero también lo es un taxista, el dueño de un bar, los chicos que hacen tours gratuitos a turistas por el centro de Madrid a cambio de una propina, la dueña de la farmacia, el que tiene el negocio de reparación de zapatos o el del locutorio. Empresario es todo aquel que emprende, que comercia. Una señora que no consigue trabajo y se pone a hacer en su casa tartas para venderlas por Instagram, es una empresaria y el estudiante que repara ordenadores a sus vecinos del edificio por 20 euros, también.

Y eso, amigos míos, eso que acabo de describir, es un gobierno de derechas, un gobierno que de verdad piensa en la gente, porque les da la libertad de poder vivir sin tener que arrodillarse y aplaudir al gobernante de turno para que les lance migajas como a los animales de un circo.