En el extranjero, dejemos en alto nuestro gentilicio

Cuando emigremos y estemos en extranjero, dejemos en alto lo mejor de nuestro gentilicio. Hagamos las cosas con ética y moral, con respeto por los demás y por la tierra que nos acogió.

planeta-tierra

Personalmente opino que el respeto hacia los demás es la base de toda civilización que se precie de serlo. Por eso propongo que todos y cada uno de nosotros hagamos del respeto la base de nuestras vidas, dentro y fuera de Venezuela.

El respeto, según se puede leer en Wikipedia es la consideración y valoración especial que se le tiene a alguien o a algo. Así que, de la misma forma que esperamos que se nos valore y se nos considere de una manera especial, debemos igualmente hacerlo por los demás.

Respetar no es únicamente evitar insultar con palabras obscenas a alguien, también es cumplir tu palabra, llegar a la hora pautada, pagar a tiempo, evitar poner música a todo volumen, no estacionarte en doble fila trancando a otros, ser tolerante con aquellos que piensan o actúan distinto a ti, entre muchas otras actitudes que ayudan a una mejor convivencia entre todos.

Si respetas, te ganas la buena voluntad de los demás. Si irrespetas, te ganas su aversión… y cuando eres inmigrante, lo primero es definitivamente lo mejor. Mucha suerte al emigrar y, sobre todo, mucho respeto. Como me decía mi madre: “Respeta para que te respeten” y es siempre el que llega quien debe dar el primer paso.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Enrique Vásquez