¿Estaría mejor en Venezuela que en España?

Entre ayer y hoy he hablado con un par de amigos que siguen en Venezuela por decisión propia, porque consideran que allá están mejor que en el extranjero, entonces me puse a pensar sobre cómo sería mi vida en este momento de haberme quedado en Venezuela. Obviamente se trata de un simple ejercicio de imaginación.

¿Estaría mejor en Venezuela que en España?

Sin embargo, para esto, partiré exactamente del punto en el que estaba cuando emigré junto a mi esposa la primera vez, esto es, en julio de 2014, justo antes de irnos a Panamá.

En este momento vivíamos del manejo de redes sociales a diferentes empresas de la zona norte de Anzoátegui, teníamos nuestro apartamento propio y un carro algo viejo pero cumplidor.

Desde ese momento y hasta finales de 2015 cuando nos devolvimos a Venezuela, probablemente se nos habría hecho muy difícil ganar dinero en cantidades suficientes para mantener el nivel de vida, pero también debo confesar que probablemente no habríamos perdido todos nuestros ahorros como sí nos sucedió en Panamá.

Así que, en términos económicos, hubiese sido más provechoso quedarnos en Venezuela que irnos a Panamá en ese período, sin embargo, aunque perdimos una gran cantidad de dinero, el aprendizaje a nivel personal, cultural y sociológico que tuvimos en Panamá, considero que fue más que determinante para poder valorar a España como la valoro en este momento.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Por lo tanto, si nos hubiésemos quedado en Venezuela sin emigrar a Panamá, probablemente habríamos podido capear estos años con nuestros ahorros, pero de habernos quedado luego de devolvernos de Panamá, hubiésemos estado prácticamente en quiebra, no sólo económica, sino también moral, y esta última es la que hace más difícil volver a levantar cabeza, porque hace que uno mismo se convierta en su más grande obstáculo para el éxito.

Respecto a España, pues, en este momento, más allá de lo anterior, puedo aventurarme a especular que, de habernos quedado en Venezuela, ahora mismo probablemente seguiríamos en el mismo apartamento, en un edificio al que se le han agravado muchos males en estos siete años, a saber: hay una invasión en el terreno de atrás, el tanque subterráneo ya no sirve por lo que casi nunca hay agua, el ascensor está dañado el 75% del tiempo, a los carros se la pasan robándole las baterías o los cauchos y para remate, las filtraciones en las diferentes alas del edificio están al nivel del caudal de agua del Salto Ángel.

Y eso dando por sentado que el internet de 10 megas que tenía en mi plan ABA de Cantv hubiere seguido funcionando, porque podría haberme pasado como a muchos, que lo están pagando, pero el servicio no les funciona.

Respecto a los ingresos, pues, realmente no tengo idea de qué estaríamos haciendo en este momento para obtener ingresos, pero seguramente seguiríamos trabajando en el área digital y de emprendimiento. Aunque debo confesar que cuando lo pienso y recuerdo cómo eran las cosas allá, lo que me dan es ganas de llorar, porque el nivel de trampas, dobles caras y de hipocresía que había (y probablemente hay) en ciertos círculos económicos y políticos en Lechería, se me quitan por completo las ganas de estar allá y de buscar hacer negocios allá.

Aunque, también he de decir que en esa ciudad aún quedan grandes amigos y aliados con los que seguro habríamos emprendido o estaríamos trabajando.

Si quieres conocer el punto de vista de María José de esta misma historia, puedes leer ¿Qué habría pasado de haberme quedado en Venezuela? publicado en su blog.

Claro, todo esto siempre y cuando no hubiese seguido inmerso en el tema político y trabajando con la gente de la oposición, porque capaz me habría pasado como a muchos otros, al ser el eslabón más débil de la cadena política, posiblemente estaría privado de libertad, mientras los líderes lograron irse a darse la gran vida en otros países.

Por supuesto, este ejercicio de tratar de imaginar cómo sería mi vida de haberme quedado en Venezuela, tiene muchos más detalles y cosas interesantes que las que he planteado aquí, si quieres saberlas, tienes que ver El Anecdotario en el que estamos María José Flores y yo en vivo este martes 6 de julio a las 22:30 hora de Madrid, por mi canal de YouTube Enrique Vásquez, entra y suscríbete.

En este enlace puedes ver «La transmisión en vivo de Enrique y Marijo del 6 de julio de 2021